Crear una cuenta en Facebook para tu empresa

Crear una cuenta en Facebook para tu empresa

Ya sabemos que Facebook es una de las redes sociales por excelencia, por no decir la primera. Se ha convertido en la preferida por muchas empresas en todo el mundo a la hora de crear comunidad y llegar a sus clientes.  Es por eso que en este post vamos a hablar de Facebook para adquirir un conocimiento sobre esta red social y saber utilizarla correctamente desde el punto de vista empresarial. A la hora de crear una cuenta en Facebook para tu empresa o marca debemos tener claro algunos aspectos: marcar objetivos los cuales Facebook nos ayude a lograrlos, saber qué opción es la más adecuada para crear la cuenta y conocer algunas de las buenas prácticas de Facebook.

Objetivos.

Primero vamos a marcar nuestros objetivos para definir nuestra estrategia y que Facebook nos ayude a conseguirlo. Queremos crear comunidad sí, pero para eso debemos tener los objetivos claros.

Escuchar. Es fundamental escuchar lo que quiere la comunidad y también lo que piensa el consumidor sobre las tendencias, consumo, etc. Gracias a este objetivo podremos avanzar en nuestra estrategia de forma correcta. Si no escuchamos podemos desviarnos de lo que quieren los usuarios y entonces perderlos tanto en las redes sociales y de clientes.

Crear marca. Aprovecharemos para realizar campañas publicitarias y promociones para llegar a más usuarios y consolidarnos en Facebook.

Crear vínculos con usuarios. Aquí nos referimos a crear comunidad. Sabemos que los usuarios que se conectan a las marcas a través de Facebook lo hacen con la intención de hablar y ser escuchados. Aprovechemos entonces esos momentos para crear un entorno agradable a través de conversaciones y debates para lograr construir nuestra identidad digital.

Fomentar el boca a boca. Esto lo lograremos con buen contenido, incitando a los usuarios a compartirlo con sus contactos. Esta es una poderosa herramienta de marketing, ya que gracias al boca a boca llegaremos a más usuarios.

Creación de nuestra cuenta de Facebook.

A la hora de empezar en Facebook debemos tener claras las distintas opciones que nos ofrece para estar presentes en esta red social. Podemos optar entre cuatro modalidades:

Perfil

perfilProbablemente, tú tengas un perfil Facebook ya que están reservados para personas físicas. Ya sabemos todos como funciona ¿verdad?  Tenéis que saber que Facebook prohibe crear un perfil con el nombre de una marca. Tened muy en cuenta esto porque cualquier usuario podría denunciarnos a Facebook por esa razón. Además, tampoco nos conviene crear un perfil para una empresa porque tendremos que ir aceptando las solicitudes de amistades una por una.  ¿Todavía pensáis que crear un perfil es lo más adecuado para vuestra marca? Pues aquí os detallo las limitaciones de abrir un perfil  para una marca o empresa:

  • No podemos utilizar el nombre de una marca para el perfil.
  • Existe un límite de 5000 amigos. Si decidimos realizar una estrategia de social media enfocada a incrementar el número de fans, no podría superar los 5000 fans.
  • No hay posibilidad de promoción (anuncios invitaciones…).
  • No obtenemos informes de estadísticas sobres nuestros fans.
  • Los usuarios no pueden conectar de forma directa, tienen que enviar una solicitud de amistad y ser aceptada por nosotros individualmente.

Ahora que ya sabemos qué limitaciones nos ofrece el perfil para nuestra marca, podemos descartar esta opción. Dejemos la cuenta de perfil para nuestro uso personal.

Grupo

grupoEsta opción está enfocada a asociaciones o empresas  interesadas en contactar con usuarios que pertenecen al mismo sector para compartir y debatir información. La diferencia entre página y grupo es que éstos se plantean como una herramienta informativa y de conocimiento compartido. No disponen de tantas funcionalidades como las páginas y existen algunas desventajas respecto a ellas:

  • La URL no es personalizable y por lo tanto no podremos tener una url amigable para que nos identifiquen correctamente, es decir, la url de facebook seguido de nuestro nombre de empresa.
  • No podemos añadir a las páginas widgets ni aplicaciones.

Si nuestro objetivo es únicamente contactar con profesionales del sector, entonces esta es nuestra opción.

Aplicación

aplicacion

Podemos desarrollar una aplicación (juegos, sorteos, encuestas…). Es una buena idea para dar un impulso a nuestra presencia en Facebook. Os invito a que visitéis el blog de LuisMVillanueva y leáis su post “5 herramientas para Facebook que te harán llorar de alegría“.

Páginas

 empresa¡Esto es lo que queremos! Si queremos tener una buena presencia que nos permita crear comunidad, sin duda crear una página en Facebook para nuestra marca es nuestra opción. Si todavía no lo habéis hecho, terminad de leer el post y manos a la obra. Las páginas de Facebook son el espacio destinado a las marcas, pero existe una única condición que es contar con un perfil para administrar la página. Tenemos la privacidad garantizada de nuestro perfil, por lo que en ningún momento los usuarios podrán acceder a él.

Si nos fijamos en las limitaciones que mencionamos anteriormente al crear un perfil, optando por la opción de una página quedan solventadas todas esas limitaciones.

  • Podemos utilizar el nombre de nuestra marca o empresa.
  • No existe un número limitado de fans y bastará con que el usuario le dé a “Me gusta”.
  • Podremos crear campañas publicitarias y promociones. Éstas se realizarán a través de la configuración del administrador.
  • Disponemos de datos estadísticos sobre el comportamiento de nuestros fans.
  • Nos permite crear una URL amigable.
  • Podemos hacer uso de aplicaciones o widgets personalizados.

A la hora de crear la página, debemos elegir un tipo de página para nuestro negocio.

  • Lugar o negocio local.
  • Empresa, organización o institución.
  • Marca o producto.
  • Artista, grupo de música o personaje público.
  • Entretenimiento.
  • Causa o comunidad.

Os recomiendo leer el post de “Cómo elegir tipo de página en Facebook” de Yosoy.com para saber las diferencias que existen entre ellas.

Buenas prácticas en Facebook.

Ahora que ya sabemos cómo crear una cuenta en Facebook para nuestra marca o negocio, lo siguiente es conocer bien las buenas prácticas de utilización de Facebook, para sacarle partido a nuestra página.  Debemos tener presente lo siguiente:

  1. Elige bien el nombre de tu página y la URL. No podrás utilizar un nombre genérico como por ejemplo “cerveza”o “perro”, y se deberá escribir correctamente respetando las reglas ortográficas. Solo podemos cambiar el nombre de la página si no superamos los 200 fans. Una vez superado el número de fans, sólo se nos permitirá cambiarlo una vez.  Estos cambios deberán hacerse siempre como administrador.
  2. Completa los datos de la biografía para que los usuarios sepan de qué trata tu marca.
  3. Portada y perfil atractivos. Esas imágenes son públicas, por lo que es una buena forma de llamar la atención. Y lo más importante, no engañes con tus imágenes, es decir, no pongas una portada de no tenga nada que ver con el contenido.
  4. Realiza ofertas para tus fans. Es una buena estrategia para fidelizar a los usuarios.
  5. Crea anuncios para promocionar tu página.
  6. Fomenta la participación. Crea concursos, publicaciones interesantes, contenido de calidad y no hables solo de tu marca. Debes tener claro cuál es el tono con el que vas a estar presente y para ello debes planear una  guía de estilo.
  7. Aprovecha las aplicaciones que fomentan la relación con los fans que inviten a suscribirse al blog, anunciar promociones, enlazar con otras redes sociales, etc.
  8. Permite que los fans puedan escribir en el muro. Esta es una opción que dependerá de tu estrategia de social media, pero si se quiere conseguir una buena comunidad y lograr los objetivos anteriormente mencionados, sin duda debemos permitir que los fans y no fans puedan escribir en la página.
  9. Sé claro en las publicaciones y controla la extensión de la misma. Los textos largos llaman mucho la atención sí, pero para mal.
  10. Contesta a las preguntas directas. Deja claro que te interesas por ellos y participa tú también como Community Manager. Eso sí, debemos tener claro qué tipos de usuarios podemos encontrarnos en las redes sociales.
  11. Consigue nuevos fans a través de campañas y con una buena Landing Page. Víctor Martín es su blog nos explica cómo hacerlo en el post “Cómo crear una landing page“.
  12. No etiquetes o menciones en tus publicaciones a páginas que no tienen que ver con dicha publicación.

¿Sigues las buenas prácticas? ¿Alguna idea más?

¡Y ahora a sonreír un poco!facebook-humor

Guía para diseñar un Plan Social Media

Guía para diseñar un Plan Social Media

Un Plan Social Media es la puesta en marcha de una estrategia de presencia en las redes sociales. Los objetivos, dependerá de la empresa, pero existe un objetivo común que es conectar con los seguidores de la marca y conseguir nuevos.

Una empresa debe tener claro una red social no puede sustituir a un buen plan de comunicación corporativa, y por lo tanto no sólo con tener presencia en las redes sociales ya tenemos una buena imagen de marca. Debemos tener claro, que una vez que tenemos presencia en alguna red social, el cliente insatisfecho también puede hacer uso de ellas, así que antes de empezar debemos decidir antes de introducirnos en ellas debemos mejorar algún aspecto en nuestra comunicación, marca o servicios/productos.

PASOS PARA DISEÑAR UN PLAN SOCIAL MEDIA.

 

Análisis de la situación.

Debemos realizar un análisis de situación propia y de la competencia.

  • Análisis propio. Si se trata de una franquicia, primero debemos investigar si ya existe otro negocio de nuestra franquicia que se ha iniciado en las redes sociales y llevar una línea acorde. Si partimos de cero, debemos definir nuestras fortalezas y debilidades y diseñar acciones destinadas a reforzar nuestra imagen.
  • Análisis de la competencia. Sin duda, debemos analizar a nuestra competencia en las redes sociales y detectar aquellos aspectos que nosotros, como empresa, podemos mejorar y no evitar ciertos errores.  Podemos inspirarnos en marcas del sector a nivel internacional. Una vez detectado los puntos fuertes y débiles, debemos analizar los resultados. Podemos llegar a  saber si han mejorado en comunicación, si han incrementado sus ventas desde que empezaron en las redes sociales.

Objetivos.

Sin objetivos no hay resultados.  Con unos objetivos establecidos podremos revisar nuestro plan social media para realizar los cambios oportunos y acercarnos a los objetivos.  ¿Qué objetivos podemos fijarnos?

  • Compartir información de nuestra marca. Dar a conocer nuestra empresa, servicios y productos.
  • Relacionarse y comunicarse. No debemos olvidarnos de comunicarnos con nuestros seguidores de forma humana. Utilizar programas de automatización está muy bien, pero en ocasiones, el factor humano juega un gran papel. De esta forma podemos conocer el grado de satisfacción de nuestros clientes y obtener unas ideas para futuros proyectos de la empresa.
  • Posicionarse. Aprovechemos las redes sociales para poder posicionarnos, también, en el mundo offline.
  • Engagement y crear comunidad. Nuestra presencia en las redes sociales nos permite crear un vínculo con el cliente que de forma offline no sería posible ¡Aprovechémoslo! Debemos crear un grado de compromiso y fidelización con el público.
  • Generar tráfico a nuestra web compartiendo contenido del blog o web.
  • Incrementar los contactos.
  • Aumentar las ventas. Este objetivo no debe ser el principal, aunque sea muy goloso. Si no se cumple el resto de objetivos, este no se hará realidad.
  • Otros dependiendo del negocio.

Hay que ser realista y fijarse un plazo aceptable para llegar a conseguir estos objetivos. Podemos crear unos objetivos flexibles o ponernos unas cifras para los objetivos cuantitativos e ir aumentándolas a medida que vayamos alcanzándolas.

Público objetivo.

Debemos segmentar nuestro público lo máximo posible en las diferentes redes sociales. ¿Edad? ¿Sexo? ¿Gustos e intereses? y la más importante ¿en qué red social se encuentran?

Elección de las redes sociales.

Cuando vayamos a elegir una red social no sólo debemos fijarnos en el tarjet, sino también en la filosofía de nuestra marca. No en todas las redes sociales podemos actuar de la misma manera ya que los usuarios, en alguna red social, no se muestran tal y como son. En  Facebook, por ejemplo, sería extraño promocionar un producto contra la eyaculación precoz porque ¿alguien le daría like o compartiría ese anuncio? En el caso de Twitter, debemos tener en cuenta si nuestros productos pueden llevar a establecer una conversación. En conclusión, debemos analizar bien todas las redes sociales, porque nuestro objetivo no es sólo la venta, sino crear una comunidad.

Estretagia para cada red social.

¿Qué contenidos y acciones serán comunes para cada medio? Debemos realizar una propuesta de acciones permanentes y puntuales.

Acciones permanentes.

Estas son acciones que repetimos en el tiempo con cierta periodicidad. Compartiremos publicaciones con información relevante (publicaciones de nuestro blog, noticias destacadas, frases, etc).

Acciones puntuales.

Podemos realizar concursos, promociones, compartir publicaciones especiales en fechas especiales. Tampoco podemos olvidarnos de, en el caso de Twitter, revisar cada día el trending topic y aprovechar aquellos que nos vengan bien para compartir nuestro contenido.

Una vez definidas las acciones, recomiendo que se añadan al calendario, sobretodo las acciones puntuales, ya que debemos planearlas con antelación.  Ahora es cuando debemos realizar una Guía de estilo para cada medio social. Ya comentamos en un post anterior cómo realizar esta guía de estilo, así que no olvidéis de echar un vistazo.

Quién nos va a llevar a cabo el plan.

Es muy importante saber quién va a ser el encargado de llevar a cabo el plan de social media. Está claro que para ello debemos contratar un Community Manager, un personal con formación, pero incluyen otros factores. ¿Debemos externalizar o crear un nuevo departamento?

Si decidimos externalizar, podemos elegir a una agencia especializada o a un freelance Community Manager. En este caso, puede que el plan también lo diseñen ellos. Si por lo contrario decidimos crear un departamento propio, en algunos casos, deciden involucrar a los empleados que se dedican a la comunicación corporativa de la marca. De todas formas, a mi modo de ver, en el caso de crear un departamento es recomendable contratar a un nuevo empleado con la formación adecuada para llevar las redes sociales, porque no basta con involucrar a varios empleados si sus perfiles no son adecuados para llevar a cabo esta tarea.

Acción de arranque.

Es hora de implementar nuestro plan. Podemos empezar con una promoción especial (concurso o promoción) para atraer a los primeros fans o seguidores, o bien realizar una inversión en publicidad dentro de cada red social. También está la opción de crear misterio antes de empezar a publicar contenido, es decir, podemos aprovechar nuestra cuenta personal para ir avanzando que “pronto pasará algo importante” y así crear expectación.

Este es un ejemplo:

crear_expectacion_twitter

Gestión de crisis.

Este punto es muy importante a tener en cuenta. Debemos definir un protocolo de actuación en el caso de una crisis en algunas de las redes sociales. ¿Crisis? ¿Qué puede pasar? Puede pasar lo que ninguna empresa desea, que un seguidor o fan empiece a hablar mal de nuestra marca publicamente mencionándonos y haciéndonos trending topic, en el caso de Twitter. ¿Qué debemos hacer? Diseñar un protocolo para en qué casos debemos actuar, quién o quienes van a gestionarla y en qué casos consideraremos necesario subir el nivel de emergencia (mandos superiores).

Medir los resultados.

Si no comprobamos si estamos llevando bien nuestro plan de social media, de nada sirve ponerse objetivos. Existen muchas herramientas que podemos utilizar para medir los resultados o hacerlo como siempre se ha hecho, con un excel 😉

Debemos tener en cuenta para realizar un informe de resultados diferentes parámetros, ¿cuáles? los que decidas, siempre y cuando estén en base a nuestros objetivos. Es importante, también, definir el plazo de los informes, saber con qué periodicidad vamos a elaborarlos.

Revisión del plan.

Debemos revisar el plan cada cierto tiempo y volver a nuestro primer punto, “análisis de la situación” y analizar nuestra situación actual, ya que no será la misma que cuando empezamos.

¡FIN!

Hemos terminado con esta guía definitiva para desarrollar un plan de social media. Espero que os sirva de pauta para elaborar un plan.

Tipos de usuarios conflictivos en las redes sociales

Tipos de usuarios conflictivos en las redes sociales

Los Community Managers debemos lidiar con una serie de usuarios que preferiríamos no encontrarnos en nuestras redes sociales. En muchas ocasiones irrumpen para crear malestar en la comunidad, ya sea a propósito o sin saberlo, pero todos tienen un nombre. En este post vamos a descubrir qué tipos de usuarios conflictivos existen en las redes sociales para que, una vez tengamos al usuario identificado, podamos definir una estrategia y saber controlarlos.

Tipos de usuarios conflictivos en las redes sociales.

 

El Troll.

Éste es el más conocido por todos. Podemos decir que es el más antiguo ya que empezó a aparecer en los foros. Son muy peligros porque sólo buscan la provocación ya sea porque no les gusta la marca o porque les apetece crear ese ambiente. Los trolls, aprovechan las publicaciones para dejar sus comentarios negativos y provocativos. ¿Solución? Sobretodo no debemos tomarlo como algo personal. Tampoco debemos bloquearlos porque son expertos y pueden llegar a crear varias cuentas de usuarios con el fin de provocar más. Debemos ignorarlos, hacer como si no existieran. A no ser que empiecen a publicar insultos o amenazas que entonces ya procederemos a expulsarlos de la comunidad.

El troll burlón.

Es un variante del troll, pero este se dedica a publicar o responder con disparates un poco más graciosos. Se detecta a este usuario por el uso de emoticonos y abreviaturas estilo LOL!! Sus respuestas no son con sentido, ya que no tienen nada que ver con el contenido de la publicación. ¿Qué hacemos? Tómatelo con humor y no respondas nunca porque sólo buscan llamar a atención.

El cazaconcursos.

Tal y como dice el nombre, este usuario sigue la marca sólo para obtener premios de concursos y no les importa reconocerlo. En este caso debemos redactar unas buenas normas de participación para, en el caso de enfrentarse con ellos, atenerse siempre a ellas y de este modo ellos no se lo tomarán como algo personal.

El spammer.

Sólo tiene presencia para dejar enlaces a tu página web. Puede hacerlo contestando a una publicación o escribiendo directamente en nuestra página ¿Qué hacemos en este caso? Sin duda, bloquearles tantas veces que sea necesario y borrar su mensaje.

El Blogger spammer. 

Este tipo de usuario conflictivo es similar al spammer porque también deja un enlace, en este caso, a su blog. Normalmente participan en los comentarios siendo muy breves y firmando con el enlace a su blog. ¿Qué podemos hacer? Podemos eliminar la vista previa de su comentario y dejarlo estar siempre y cuando no sean muy pesados. Si insisten mucho y finalmente sus comentarios destacan más que en el resto de los usuarios, podemos ponernos en contacto con ellos por privado y decirles que promocionar tanto su blog va en contra de las reglas de esa comunidad. Si optamos por esta última opción, no podemos olvidarnos de agradecer su participación e invitarles a que sigan haciéndolo.

El impaciente. 

Tal y como dice, es un impaciente. Quiere una contestación y no quiere esperar. No entiende que la solución pueda llevar un tiempo y no parará hasta recibir una respuesta. Para este caso debemos ser rápidos y contestarle que estamos trabajando en solucionar su problema, o que en breve recibirá una respuesta de la persona que se encarga de ese tema. Podemos responder un par de veces, pero no escribamos lo mismo más de tres veces porque puede tomarlo como una provocación. No es conveniente indicarle en cuánto tiempo se va a solucionar el problema, porque en el caso de que no se cumpla el plazo puede convertirse en nuestro enemigo. Es posible que una vez solucionado el problema el usuario insista diciendo que hemos tardado mucho en solucionarlo. Llegados a este punto es mejor no contestar para no entrar en bucle o disculparnos por la demora pero diciéndole que lo hemos hecho lo más rápido posible.

El Hoygan.

Estos usuarios no conocen el protocolo de Internet y se saltan muchas reglas básicas de redacción y estilo. Suelen escribir en mayúsculas, con muchas faltas de ortografía, gramática y léxico. ¿Solución? ¡No les corrijamos sus faltas de ortografía, aunque a veces pueda parecer tentador! Podemos contestar a sus preguntas siempre y cuando sean coherentes, y por supuesto, responderle aplicando las reglas básicas.

El sabelotodo.

Este usuario es muy molesto pero inofensivo. Se dedica a sacar defectos de nuestra labor. Puede ser un fan de la marca y creer que la conoce más que el propio Community Manager. Siempre que su crítica esté fundamentada podemos darle la razón agradeciendo su participación.

El Community Manager contrariado.

Son compañeros de profesión y por lo tanto profesionales. Detectan si hay algún problema en la comunidad y si la marca les interesa, pueden involucrarse. Respetan nuestro trabajo y nos valoran, pero pueden llegar a resultar molestos ya que pueden exponer de forma clara los principales problemas de la comunidad. ¿Cómo reconocerlos? Son educados hasta para dar una queja, siendo cordiales e incluso añaden algún guiño para generar empatía. ¿Qué hacemos? Responderles educadamente reconociendo los errores en caso de haberlos.

 

¡LISTO! Hemos identificado a los usuarios conflictivos de las redes sociales. Pero ya sabéis que nunca estamos seguros… pueden aparecer más. En cualquier caso, sea cuál sea el usuario al que nos “enfrentamos” seamos razonables y nunca entremos en sus provocaciones, ni discusiones ya que podemos dar una mala imagen de la marca. Y si estamos apunto de estallar… respiramos y OM 😉 

Os dejo una infografía que resume a todos estos usuarios.

 

usuarios conflictivos en las redes sociales

No podemos evitarlos pero sí conocerlos y saber cómo manejarlos. ¿Conocéis algún caso? ¿Os ha pasado alguna vez?

Pequeña guía de estilo para redes sociales

Pequeña guía de estilo para redes sociales

Cuando definimos un plan de social media, debemos redactar una guía de estilo para cada red social. Una guía de estilo acorde a nuestra imagen corporativa.¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de elaborar esta guía?

PASOS A SEGUIR PARA UNA GUÍA DE ESTILO EN LAS REDES SOCIALES.

 

Estilo de las publicaciones.

Debemos definir en qué línea van a ir nuestras publicaciones.  Es bueno plantearse algunas preguntas, donde las respuestas dependerán de la filosofía de nuestra empresa y de la imagen que queramos dar.

¿Qué tono vamos a utilizar? Un tono serio, amigable, de colegueo, etc.

¿Qué vocabulario utilizaremos? Un vocabulario coloquial, familiar, literario, natural.

¿Vamos a utilizar emoticonos? ¿Cuándo?

Hay que tener mucho cuidado cuando si queremos ser irónicos en algunas publicaciones, ya que no todos captan esa ironía escrita y pueden considerar que nos estamos burlando. Un ejemplo muy sonado fue en 2011, cuando Nacho Vigalondo, un director español, colgó un tweet donde el mensaje no sonó irónico.

tweet_vigalondo

 

Relación con el público. 

¿Qué preguntas responderemos en público? ¿Qué tono utilizaremos para responder a comentarios positivos y negativos? ¿Cómo vamos a contestar?  Si hemos definido un tono para nuestras publicaciones, debemos mantenernos fieles a ello, ¿o no?. ¿Qué os parece de cómo contestó el Community Manager de Renfe a un usuario?

tweet_renfe

 

¿Cuánto vamos a tardar en contestar a una pregunta?

¿Ignoramos 300 comentarios en Facebook su publicamos una foto?

¿Presentamos al Community Manager?

 

Diseño.

Debemos mantener una coherencia con muestra imagen corporativa a la hora de crear nuestros perfiles en las redes sociales.

¿Vamos a utilizar nuestros colores corporativos en los fondos, en las portadas, en las imágenes?

¿Será el mismo diseño en todas las redes sociales? ¿Vamos a utilizar las mismas imágenes?

 

Tendremos en cuenta estos tres puntos a la hora de elaborar una guía de estilo para cada red social.  No podemos utilizar la misma guía para todos los medios, ya que en cada una nos fijaremos unos objetivos distintos.

Acortar enlaces URL

Acortar enlaces URL

Es normal ver en las publicaciones de las redes sociales las URLs acortadas. Pero, ¿por qué? ¿Para qué hacemos esto?

Las URLs acortadas ofrecen una información valiosa. Podemos conocer el número de clicks realizados gracias a aplicaciones y, conociendo ese dato, sabremos si la información que estamos poniendo a través de la url les interesa o no a los seguidores.

Otra de las ventajas que ofrece acortar enlaces URL, es que de esa forma el texto que acompaña la URL obtiene más protagonismo. No nos tendremos que preocupar por si la url es amigable o no porque al acortarla obtiene otro nombre. ¡Ojo! Aunque no nos importe que que la url no sea amigable para este caso, es importante hacerla siempre amigable para ofrecer una lectura más fácil a los lectores que acceden a la dirección web desde otro sitio y por supuesto para que Google nos quiera más!

¿Utilizáis algún programa para el seguimiento de clicks? Personalmente me gusta tanto Buffer como Hootsuite, ya que ambos ofrecen informes detallados del nº de clicks, el nº de retweets, favoritos, me gusta, comentarios, etc.

La forma que obtienen la mayoría de enlaces acortados son los que solemos ver en las redes sociales. Os detallo a continuación una pequeña lista de los más utilizados:

Ow.ly. Utilizado por Hootsuite.

owly

Buff.ly. Utilizado por Buffer.

Bit.ly. A través de Buffer también puedes activar esta opción.

bitly

J.mp. Igual que la anterior, Buffer también ofrece esta opción.

– Google URL shortener. Es el acortados de Google.

– http://fb.me. En Facebook puedes sustituir directamente https://www.facebook.com por  http://fb.me.


¿Con cuál os quedáis vosotros? ¿Cuál es vuestro preferido?